El predialazo, el nuevo negocio de la ciudad neoliberal

Posted on Mar 10, 2017 in ciudad neoliberal
El predialazo, el nuevo negocio de la ciudad neoliberal

Por Irma Lorena Rodríguez Sánchez

La implementación de las políticas neoliberales en la ciudad contemporánea a partir de la década de 1980, desencadenaron una serie de importantes transformaciones para el contexto mexicano: la apertura del mercado a planos nacionales e internacionales, la integración del país a una economía globalizada, el auge de prácticas empresariales con características coercitivas sobre el poder político –evidentes en el vínculo público-privado– y la privatización de la mayor parte de las instituciones gubernamentales. Cada una de estas características forman parte de un panorama previo a un proceso de transformación espacial.

La revisión a Marx desde el análisis de David Harvey, muestra que dentro de la teoría de la acumulación del capital existe una fase inicial que implica una competitividad en los mercados propiciada por el Estado y que beneficia directamente a la propiedad privada. De tal manera que el Estado se convierte en ente facilitador, además de estabilizador, del dinero de una nación. La llamada acumulación por desposesión es reflejo evidente de los vínculos e intereses entre el sector empresarial y el Estado; asociación que beneficia a la acumulación del capital. El principal instrumento de la acumulación por desposesión entonces es la privatización.

Después del año 2000, el potencial de los capitales inmobiliarios y financieros se incrementó producto de la implementación de políticas neoliberales. El resultado fue el denominado boom inmobiliario, al cual se sumaron proyectos de intervención urbana como la rehabilitación del Centro Histórico de la Ciudad de México, el auge del corredor financiero Reforma –ubicado en una de las avenidas más importantes de la capital mexicana–, el diseño de nuevas políticas y programas en beneficio del sector privado, así como la construcción de nuevos centros comerciales y de vivienda dirigidos a la élite. Estas políticas neoliberales también propiciaron una polarización social originada en el despojo orquestado por las clases beneficiadas. Todo ello, a través de la ocupación de territorios habitados originalmente por la clase trabajadora y que fueron convertidos en zonas de especulación inmobiliaria. Estas transformaciones en la Ciudad de México son producto del contubernio entre las diligencias políticas y los representantes del poder capitalista, y de las políticas neoliberales encaminadas a seguir la lógica del libre mercado y de la explotación de la fuerza laboral.

Uno de los casos más representativos de la privatización y del impulso inmobiliario es el incremento en el impuesto predial en algunas zonas de la Ciudad de México, conocido como predialazo. En diciembre del 2016, fue aceptado por la Asamblea Legislativa el incremento a impuestos como la adquisición de inmuebles, el aumento al gravamen predial, el referendo vehicular, las licencias de conducir, entre otros. Sin embargo, durante el primer bimestre del 2017 se dio a conocer que el incremento en impuesto predial se relaciona con los reajustes económicos a las cuotas y tarifas en busca de recaudación de impuestos destinados a mejoras en obras públicas, según lo establecido por el Código Fiscal de la Ciudad de México. A pesar de que el alza en los impuestos se realizan cada año, lo precipitado de las decisiones tomadas en la Cámara Legislativa y el aumento de casi 2 mil por ciento en las boletas prediales, generó un sentido de descontento social, aunque el gobierno de la ciudad sostiene que el incremento sólo fue de 3.99% en el total de pago.

El predial es el gravamen sobre la propiedad inmobiliaria de cualquier tipo de uso de suelo: vivienda, comercio, oficinas, etcétera. Es una contribución al Estado que se realiza cada año y se determina tomando en cuenta al valor catastral de la propiedades, el cual se establece con el cálculo entre el valor del suelo y la construcción, además de la superficie total de la edificación. A este cálculo se suma la consideración de otros elementos: la ubicación y tipo de inmueble, la superficie del terreno, superficie de la construcción, la cantidad de años de la construcción, las condiciones y el tipo de construcción, la cantidad de pisos, así como los servicios y el equipamiento urbano que delimitan la zona.

El rechazo social al incremento del gravamen no se ha hecho esperar. El incremento ha afectado a colonias de la ciudad consideradas de alto poder adquisitivo: Narvarte, Polanco, del Valle, Roma Sur, entre otras. Aunque el incremento predial no se ha sentido de manera general por toda la ciudad, es importante señalar que las zonas más afectadas son aquellas que en los últimos años se ha visto envueltas en desafíos y problemáticas originadas en la incesante actividad inmobiliaria, así como en el despunte de obras público-privadas que generan especulación en el precio del suelo y provocan un aumento en el precio de los inmuebles.

 

002                                                    Fuente: El Diario de la Tercera Edad. http://diariote.mx/?p=16760

Los colonos más afectados son los que habitan en los inmuebles antiguos, además de aquellos ubicados en las cercanías de corredores de gran importancia como los son Reforma, Masarik, Ejercitó Nacional y Campos Elíseos, cuyas edificaciones coinciden con zonas habitacionales de lujo. No obstante, las zonas aledañas, ocupadas por clases populares, serán en un futuro las más afectadas.

Ante este panorama, una de las soluciones ante la acumulación por desposesión, menciona Harvey, nace en el disgusto social y en el movimiento insurgente en contra de los agentes privatizadores. La ciudadanía pide dar marcha atrás al predialazo. Las organizaciones civiles como Summa Urbana, Vecinos Unidos, la Voz de Polanco, así como dirigentes del partido político Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), se han movilizado en contra de lo que consideran una arbitrariedad de la Secretaria de Finanzas, de la Asamblea Legislativa y del Gobierno de la Ciudad de México. Los movimientos urbanos en contra del aumento al impuesto predial convocan a los habitantes a no pagar el impuesto hasta que el desfase de los precios sea regularizado. Las demandas en rechazo al predialazo se fundan en la vía legal, pues más de 70 Constituyentes han interpuesto demandas en el tribunal contencioso administrativo de la Ciudad de México.

La difícil situación económica de la Ciudad de México se agrava en un periodo en el cual el alza en el costo de los impuestos, entre ellos el gasolinazo –incremento a los precios de los combustibles– y otros de impacto directo a la canasta básica, afectan a la sociedad. El predialazo es sólo un mínimo reflejo de las problemáticas derivadas de la implementación de las políticas neoliberales y de los juegos de poder camino a los próximos procesos electorales, en los cuales resalta que el grupo político más cercano a las demandas del movimiento de afectados por los incrementos en los impuestos, se perfila como una de la fuerzas políticas más importantes para la próxima contienda presidencial.

El incremento a los impuestos de los inmuebles representa de forma clara los mecanismos implementados por el gobierno, liderado por el sector empresarial, que reditúan en ganancias para unos cuantos, y en eventuales pérdidas para las mayorías.

 

 

 

Leave a Reply